"CONTINUM 4", el webzine dedicado a "EL ETERNAUTA" es una publicación gratuita que permite difundir la mayor historia de ciencia ficción escrita en la Argentina, logrando al mismo tiempo, homenajear y reconocer el trabajo de sus creadores.

(Se incorporan columnas nuevas constantemente, por lo cual te recomendamos visitar esta página periodicamente)
Si tenés algún comentario, podés enviarlo a:


 

Artículo del día: 09.04.2004
EL ETERNAUTA
METÁFORA DE LA RESISTENCIA
Por Mariano Chinelli


“Podría darte centenares de nombres, y no te mentiría: todos han sido míos. Pero quizá el que te resulte mas comprensible sea el que me puso una especie de filósofo de fines del siglo XXI... El Eternauta me llamó él... para explicar en una sola palabra mi condición de navegante del tiempo, de viajero de la eternidad, mi triste y desolada condición de peregrino de los siglos”
Juan Salvo al guionista de historietas

Una de las cosas mas sorprendentes de El Eternauta es que a través de sus 350 páginas se sugiere que el relato es verídico. Tras su extraña aparición, perfectamente justificada por su condición de viajero del tiempo, el protagonista le cuenta su historia a un escritor que luego la convertirá en historieta para publicar en una revista.

La historia que relata Juan Salvo (El Eternauta) cuenta su propia desventura, la de un hombre promedio que junto a su familia y un grupo de amigos enfrenta una situación extrema. Todo comienza una noche, la noche en que la apacible vida en su chalecito de Vicente López se vio alterada para siempre. Una terrible catástrofe (la caída de una nevada mortífera) los deja aislados dentro de su casa y a merced de otros sobrevivientes.

Apoyada por las lógicas implicancias de un desastre meteorológico (causado en apariencia por pruebas atómicas en el Pacífico), la aventura parece orientada al obvio relato de supervivencia y lucha urbana por los recursos disponibles; pero repentinamente, cuando se descubre la verdadera naturaleza del desastre, la trama sufre un vuelco inesperado:
Mientras aún caen copos mortales, del cielo nocturno comienzan a descender misteriosas luces. Una invasión extraterrestre estaba teniendo lugar en Buenos Aires y quizás también en el planeta entero.

La desesperanzadora destrucción de aviones militares en pleno vuelo pone de manifiesto la clara superioridad tecnológica del atacante extraterrestre y reafirma sus intenciones hostiles. Como en una pesadilla, el tránsito cotidiano que circula por las calles de la ciudad es reemplazado por un desfile de extraños vehículos y seres de otros mundos.

El aislamiento causado por la nieve mortal será el primero de los muchos desafíos a superar por los protagonistas. Cuando su odisea los encamina hacia la cabeza de invasión y las primeras confrontaciones con el enemigo extraterrestre se suceden, nuevas y peligrosas amenazas se interponen en el camino de nuestros héroes. Los Cascarudos (gigantescos insectos carnívoros), los Gurbos (monstruosas bestias de cuatro patas que destruyen todo a su paso) y los Manos (apenas los lugartenientes de la invasión extraterrestre). Algunos humanos sobrevivientes serán capturados y convertidos en Hombres Robots, otra clase de adversarios que al igual que los anteriores son controlados por los verdaderos autores intelectuales de la invasión.

Descriptos como el "Odio Cósmico", los Ellos se presentan como los verdaderos responsables y arquitectos de la invasión. Casi anónimos porque de ellos solo se conoce su maldad extrema, parecen ser una raza de conquistadores de mundos que invaden con el fin de robar recursos y utilizar a los habitantes como esclavos y soldados. De esta forma los Cascarudos, Gurbos y Manos pasan a convertirse de feroces victimarios a desdichadas víctimas. Sus planetas, igual que la Tierra, fueron atacados y conquistados por los Ellos.

Así vendrán los combates librados por la milicia en sitios tan emblemáticos como la Avenida General Paz, el Estadio de River Plate y Plaza Italia, pero paradójicamente, de la casa de Juan Salvo emerge la resistencia.
Un fabricante de transformadores, un profesor de física y el joven empleado de una fundición se convierten en los protagonistas de la aventura. Así surge el héroe en grupo, un equipo de antihéroes si se quiere, pero con logros más allá de su imaginación. Con trajes aislantes fabricados con hilo y aguja, pegamento y tela engomada, los supervivientes enfrentan su destino y se convierten en soldados de una guerra impensada.


No obstante las hazañas de nuestros héroes estaban destinadas desde el principio al rotundo fracaso. He ahí otro de los aciertos de Oesterheld. ¿Quien imaginaría un desenlace tan trágico como sorpresivo?
El final queda extraordinariamente abierto y plantea la posibilidad de ser el verdadero principio de la historia. También nos hace partícipes del relato y a la vez nos traslada a otro lugar común de la ciencia ficción. ¿Podemos cambiar la historia?

UNA CUESTION DE TIEMPO Y ESPACIO
A mediados de los años cincuenta, durante la época de esplendor en que las revistas de historietas argentinas se publicaban de todo tipo y tamaño (se editaban en el país 150 millones de ejemplares anuales), el éxito y reconocimiento logrado por las revistas HORA CERO y FRONTERA entusiasmaba a sus editores. Dentro de este próspero contexto surge la idea de lanzar un suplemento, proyecto que se materializó en setiembre de 1957 con la salida del primer número del HORA CERO SEMANAL. En sus páginas y por casi dos años se publicó por primera vez El Eternauta, bautizada en aquel entonces con el título Una Cita con el Futuro: El Eternauta, Memorias de un Navegante del Porvenir. Escrita por Héctor Germán Oesterheld y dibujada por Francisco Solano López, la historieta apasionaba y enganchaba a sus lectores con un promedio de tres a cinco páginas semanales.

Hoy día, a mas de cuarenta y cinco años de su primer publicación, El Eternauta continua ganando lectores y admiradores de todas las edades. Existen tantas teorías para explicar este fenómeno como reediciones publicadas, sin embargo es posible que todas ellas se equivoquen.

Quizás la hipótesis mas acertada sea la que apunta a los talentos combinados de sus creadores: Héctor Oesterheld y Solano López. Aunque estos ya habían trabajado juntos en historietas como “Joe Zonda” y “Rolo, El Marciano Adoptivo”, fue recién en las páginas de HORA CERO SEMANAL donde su trabajo en colaboración logró una manufactura magistral. Como en pocas historietas, los recursos literarios son tan ricos y abundantes que compiten en eficacia narrativa con los dibujos, logrando una perfecta simbiosis y un ritmo casi cinematográfico. Si bien hay quienes aluden semejanzas con The War of the Worlds (La Guerra de los Mundos, 1898) de H.G. Wells, y obras de Robert Heinlein tales como The Puppet Masters (Amos de Títeres, 1951) y Starship Troopers (Tropas del Espacio, 1959), el argumento resultó completamente novedoso casi medio siglo atrás. El empleo del viaje en el tiempo como recurso para justificar el relato en primera persona, la invasión extraterrestre y la consecuente aniquilación de la vida humana sobre la Tierra; eran tópicos tan innovadores en aquel entonces como actualmente recurrentes en cine y literatura. Aunque no se puede negar que frecuenta sitios comunes de la ciencia ficción, El Eternauta sigue siendo en esencia una aventura épica, que como tal, apela a la filosofía y a la poesía para crear momentos de remanso y reflexión. Una aventura contemporánea que además intercala dosis equilibradas de otros géneros (bélico, suspenso y drama), contando una historia perfectamente posible, pero siempre dentro del contexto fantástico que propone la invasión extraterrestre.

Por otro lado están quienes aseguran que el lenguaje bien argentino y los sitios reconocibles de Buenos Aires logran una inusual complicidad con el lector, algo que ninguna otra historieta argentina había logrado con tanto éxito hasta entonces. Los personajes son tan reales y parecidos a nosotros que es un hecho inevitable sentirse identificado con alguno de ellos. El barrio de Vicente López y la Plaza de los Dos Congresos, entre otros, son escenarios tan familiares que resulta imposible no situarnos en la acción. ¿Pero como explicar entonces el éxito de esta historieta en el extranjero? El Eternauta bien podría ser el equivalente argentino y contemporáneo de los mitos griegos. La historieta tiene todos los rasgos dramáticos y espirituales, dignos de un camino de revelación personal, social y hasta racial. Mas allá de sus localismos, acertados en su utilización no cabe duda, El Eternauta es universal y atemporal. Su historia mantiene una insólita vigencia que permite trasladar la acción hasta nuestros días sin demasiado esfuerzo. De la misma forma resulta igual de sencillo situar los hechos en cualquier otra ciudad del mundo. En la situación de invasión planteada, un lector italiano o portugués, e incluso un norteamericano no podría evitar meterse en la piel de cualquiera de los personajes. Al fin y al cabo cualquier humano ama, llora a un amigo perdido, y ante una situación extrema, mata por necesidad.

También está la hipótesis de la profecía política, aquella que surge de quienes ven en la invasión extraterrestre una analogía con la dictadura que gobernó la Argentina en los años setenta y ochenta. Esos mismos que ven en los extraterrestres “Manos”, con sus glándulas del terror, un reflejo de la sociedad que por temor no se oponía contra dicho gobierno de facto. De esta forma no habría que pensar mucho para reconocer a quienes representan los “Hombres Robots”, personas sin juicio propio, utilizados por los invasores para traicionar a sus semejantes. Simples autómatas al servicio de la locura.

Mientras algunos se preguntan todavía si estas teorías son posibles, otros sugieren una supuesta advertencia sobre el imperialismo, idea que proponen quienes comparan a los arquitectos de la invasión, los “Ellos”, con los grandes monopolios económicos del actual mundo globalizado. Siempre escondidos tras las sombras, ocultando su verdadero rostro, empleando títeres para cumplir con sus propósitos de dominación.

Es cierto que con cada releída El Eternauta ofrece nuevas lecturas, y hasta para muchos sugiere una anticipación del autor sobre el futuro de nuestro país, no obstante sería menoscabar la obra, afirmar que estos elementos por si solos alcanzan para justificar la trascendencia que logró.

Tal vez nadie conozca el verdadero motivo de su éxito. ¿O quizás fue el destino quien se encargó de combinar los ingredientes perfectos en cantidades exactas, logrando así el resultado que todos conocemos? Lo que si sabemos es que El Eternauta fue una de las tantas tiras que se producían en una excelente fábrica de historietas llamada Editorial Frontera. Al momento de su realización, en apariencia, nada la diferenciaba del resto. Todas las historietas se realizaban con la misma dedicación y a un ritmo de trabajo extremadamente vertiginoso. Sin embargo El Eternauta se convirtió en un paradigma de la historieta nacional, una obra que indudablemente mejora y crece con el tiempo.

CRISIS EN CONTINUMS INFINITOS
Más allá de la existencia de otras versiones, precuelas o secuelas, se suele asegurar que El Eternauta es uno solo, y ese es el publicado por primera vez en el suplemento HORA CERO SEMANAL, ese que fuera conocido más adelante como Primera Parte. La historia descripta y reseñada párrafos arriba poco tiene que ver con la controvertida secuela publicada en la revista SKORPIO entre 1976 y 1977, e indudablemente nada con la siempre desautorizada Tercera Parte, también publicada en esa revista cuatro años después. La Segunda Parte pierde mucho del encanto de su predecesora, no por su explícito mensaje ideológico, sino por el tratamiento del mismo. Ya no hay lugar para sutiles metáforas, Oesterheld no es el mismo y Juan Salvo tampoco. ¿Qué decir de la Tercera Parte? Oesterheld ya había desaparecido y Solano López tuvo una muy breve participación al comienzo. La historia es muy floja y se nota.

Diferente es el caso de la remake publicada en 1969 por la revista GENTE, guionada otra vez por Oesterheld pero dibujada por Alberto Breccia. Aunque el hilo conductor del relato era el mismo que el de la Primera Parte, el escritor realiza modificaciones concordantes con su ideología política. Esto aparentemente no se vio con agrado en la dirección de la revista, y ante la abrupta cancelación, los autores apresuraron el final de la remake.

También surgieron con el tiempo episodios sueltos, historias alternativas si se quiere. Algunos novelados y otros en formato de historieta. Algunos considerados oficiales y otros no. Opinión que varia dependiendo a quien se le consulte. Pero eso es parte de otra historia... de la interminable historia de El Eternauta.



EL ETERNAUTA
Hector Germán Oesterheld / Francisco Solano López
Suplemento HORA CERO SEMANAL (#1 a #106)
(1957 - 1959)


En las páginas de la revista HORA CERO SEMANAL y por un período de casi dos años se publica por primera vez esta historieta. Anunciaba una publicidad de la época: "
El Eternauta: Un hombre que viene de regreso del futuro, un hombre que lo ha visto todo, la muerte de nuestra generación, el destino final del planeta".
Una invasión extraterrestre en Buenos Aires, una nevada mortal que mata con el solo contacto y el empleo del viaje en el tiempo eran los innovadores lineamientos de esta fantástica historia que se convirtió en mito.

EL ETERNAUTA
EL EPISODIO UNITARIO

Héctor Germán Oesterheld / Francisco Solano López
Suplemento HORA CERO EXTRA #1
(1958)


Esta revista tuvo la particularidad de contar con un episodio unitario de "
El Eternauta", el único que se publicó fuera del suplemento semanal. Pensado como un episodio suelto que no interfería con la continuidad de la historia, además tiene la peculiaridad de no tener al Eternauta como protagonista principal, sino que este solo ocupa la función de narrador.
En solo cinco páginas, la historia cuenta la desesperada odisea de Elena y Martita, quienes solas y en su casa, deben enfrentar a un sobreviviente que irrumpe en el chalecito de Vicente López.

ETERNAUTA
LOS EPISODIOS NOVELADOS

Héctor Germán Oesterheld / Artistas Varios
Revista ETERNAUTA (#4 a #15)
(1962 - 1963)


Entregada en episodios mensuales se publican las nuevas aventuras de "
El Eternauta", pero Oesterheld emplea el formato de novela ilustrada para continuar con la historia.
Las dos primeras aventuras son relatos cortos y autoconclusivos, allí nuestro héroe nos cuenta sus vivencias al presenciar dos catástrofes del pasado: La destrucción de Pompeya y la caída de la Bomba Atómica en Hiroshima. A partir de la sexta entrega la revista retoma la historia original, la de la invasión de Buenos Aires, y narra los hechos inmediatamente posteriores al accidente que separó a Juan Salvo de su familia.

MUERTE
LA PRECUELA DE EL ETERNAUTA

Héctor Germán Oesterheld / Alberto Breccia
Revista GEMINIS #2
(1965)


En esta revista se publica por primera vez el cuento "Una Muerte" de Héctor Germán Oesterheld, cuyas ilustraciones (composiciones fotográficas) fueron realizadas por Alberto Breccia. Cabe señalar que por su contenido, se puede considerar a este relato como una precuela de "
El Eternauta".
La historia narra como un extraterrestre aterriza en la Tierra en busca de otro compañero extraviado. Las alusiones y comentarios terminan por arrojar la sorpresa de que este alienígena no es ni más ni menos que un "Mano", quien se supone, estaba en una misión de reconocimiento.

EL ETERNAUTA
LA VERSION DE BRECCIA

Héctor Germán Oesterheld / Alberto Breccia
Revista GENTE (#201 a #217)
(1969)


En este semanario de actualidad y por un período de cuatro meses se publica por primera vez "
El Eternauta", reescrito por Oesterheld y dibujado por Alberto Breccia. Dividida en diecisiete entregas, la polémica trama de esta nueva versión podía seguirse a un cómodo ritmo de tres páginas semanales.
En esta remake algunos personajes y escenarios son alterados. La invasión extraterrestre ya no se extiende a nivel global, como en la versión original, sino que se limita a Sudamérica, traicionada por las grandes potencias del norte.

ETERNAUTA
SEGUNDA PARTE

Héctor Germán Oesterheld / Francisco Solano López
Revista SKORPIO
(1976 - 1978)


En las primeras doce páginas del "LIBRO DE ORO DE SKORPIO #2" aparece el episodio inicial de la "Segunda Parte", historia que continuaría el año siguiente en la edición regular de la revista "SKORPIO".
Ignorando el argumento de "Los Episodios Novelados" esta continuación retoma el relato al final de la historieta original, situando a Juan Salvo y al Guionista (Germán) en una Buenos Aires post apocalíptica del futuro. Los "Ellos" dominan la Tierra, cientos de personas serán sacrificadas y el futuro no parece nada prometedor.

ETERNAUTA
LA VERSION ITALIANA

Héctor Germán Oesterheld / Francisco Solano López
Revista LANCIOSTORY
(1977 - 1978)


Publicada por primera vez en el semanario italiano "LANCIOSTORY", esta versión no es otra que la versión original (Primera Parte), cuyas páginas fueron rearmadas para ser publicadas en el formato vertical de la revista. Con ese fin los cuadros fueron remontados y/o alterados, debiendo también llenar espacios con nuevos cuadros, los que eran dibujados al estilo de Solano López. Todo este trabajo estuvo a cargo del director de arte de la revista, Ruggero Giovannini.
Esta versión altera parcialmente el final y también algunos otros acontecimientos. Los nombres de algunos personajes son cambiados y así Juan Salvo se convierte en Juan Galvez, Favalli en Ferri y Mosca en Ruiz. Los extraterrestres "Manos" pasan a ser conocidos como los "Kol" y así subsecuentemente ocurre también con otros personajes y lugares de la historia.

EL ETERNAUTA
TERCERA PARTE

Alberto Ongaro / Francisco Solano López – Oswal – Mario Morhain
Revista SKORPIO
(1981 - 1982)


Se publica por primera vez en las páginas de la revista italiana "L’ETERNAUTA" y también casi en simultáneo en la "SKORPIO" de argentina.
La historia retoma justo donde terminó la "Segunda Parte", pero ya poco queda d
el eternauta original. Juan Salvo y el Guionista se ven envueltos en una historia de ciencia ficción típica de los años ochenta. Naves espaciales por doquier, Fugitivos del Tiempo, Universos Paralelos, Poderes Telepáticos y un muy triste etcétera.

EL MUNDO ARREPENTIDO
Pablo "Pol" Maiztegui /
Francisco Solano López
Revista NUEVA (#308 a #354)
(1997 - 1998)


La revista "NUEVA" (entregada dominicalmente como suplemento de diversos matutinos del interior del país) publica por primera vez "El Mundo Arrepentido", historieta que fue serializada en cuarenta y seis capitulos durante casi un año.
Esta aventura independiente, una "Historia Alternativa" si se quiere, transcurre entre la partida de Juan Salvo al infinito y su reaparición frente al Guionista de Historietas. Luego de materializarse en el Cerro Uritorco, nuestro héroe le relata a un grupo de científicos su ultima aventura en un planeta habitado por minotauros.

ETERNAUTA – ODIO COSMICO
Ricardo Barreiro - Pablo Muñoz / Walther Taborda - Gabriel Rearte - Sebastián Cardoso – Guillermo Romano
(1999)


Publicada mensualmente con el formato de comic book, esta controvertida “Historia Alternativa” quedó inconclusa tras dejar de publicarse en su tercer entrega.
Ambientada en el año 2000, la historia intenta jugar nuevamente con el protagonismo del lector. La trama sugiere que la invasión de 1963 ocurrió realmente en un universo paralelo, y que ahora nuestro Buenos Aires está a punto de sufrir la misma suerte. Los Ellos han regresado con toda su maquinaria de destrucción y Juan Salvo hará todo su alcance para evitar que la historia se vuelva a repetir.

EL ETERNAUTA – EL REGRESO
Pablo “Pol” Maiztegui / Francisco Solano López
(2003 - 2004)


Publicada originalmente en el semanario italiano "LANCIOSTORY" esta historieta cuenta con el mismo equipo creativo de "El Mundo Arrepentido". Editada en argentina dos años después con el formato de comic book, la historia fue dividida en tres libros de tres capítulos cada uno.
Queriendo regresar a la historia troncal, esta secuela retoma el relato casi al final de la versión original. Procedente del Continuum 4, Juan Salvo regresa a Buenos Aires, pero arriva a un oscuro y sombrío futuro. Han pasado décadas desde la invasión y la ciudad se encuentra en un estado de dominación inimaginable.

Dejanos tu opinión sobre esta columna en el FORO de OPINION
Comunicate con CONTINUM 4:
continum4@portalcomic.com

Esta sección de PORTALCOMIC está dedicada a la memoria de
Héctor Germán Oesterheld y al Maestro Francisco Solano López,
sin quienes nada de esto siquiera existiría.


"CONTINUM 4" es un webzine sin fines de lucro y de distribución gratuita. Registro de la propiedad intelectual en trámite. Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de los editores.
Todos los personajes, logotipos, fotografías e ilustraciones que integran el presente número son Copyright de sus respectivos propietarios, reproduciéndose solo con carácter informativo y a los efectos de ilustrar. El editor no se responsabiliza por las opiniones contenidas en las notas que integran el presente ejemplar, quedando estas a cargo de sus respectivos autores.