Artistas consagrados y amateurs del noveno arte exhiben sus trabajos. Clásicos o inéditos, pero siempre los mejores... Más de 150 galerías
on-line... ¡La mayor colección de artistas Argentinos de Historieta!

(Se incorporan trabajos nuevos constantemente, por lo cual te recomendamos visitar esta página periódicamente.)
Para enviarnos tus muestras y tus datos, escribir a:

galeria@portalcomic.com

 


La mancha - Cuento corto
Por Hernán Leandro Carreras ( balder@ciudad.com.ar )

No lo podía creer. “La mancha de café”, el cuadro más paupérrimo que había visto en mi vida, acababa de venderse en una subasta, a algo más de un millón de dólares.
Verán, es que el cuadro en cuestión no es una obra maestre de algún gran y genial pintor, al cual se le antojo ponerle un excéntrico nombre. No. “La mancha de café” era simplemente eso, una gran mancha de café en una blanquísima tela blanca, que bien podía ser, con toda tranquilidad, un servilleta o un delantal de lo mas común.
El cuadro había llegado al Museo Nacional de Bellas Artes, mucho antes de que yo empezara a trabajar para ellos. Nadie me pudo decir quien lo había donado o quien lo había hecho. El cuadro, así como su historia, era anónimo. Había estado algunos años en exposición – parece ser que el antiguo director estaba fascinado con el cuadro – y luego pasó muchos otros juntando polvo en el deposito. Cuando decidieron hacer la subasta, para deshacerse de los cuadros que no estaban en exposición – y subsanar los números en rojo - , pensé que el único que no se iba a vender, y que lo iban a tener que donar, era “La mancha…”.
Pero fue todo lo contrario. Fue el cuadro más caro. La batalla por comprarlo había sido entre dos millonarios de algún país asiático, del cual no retengo el nombre. Los dos hombres eran totalmente diferentes; uno era alto, atlético, de rasgos elegante y muy atractivo y el otro… bueno… el otro era casi tan ancho que alto, de cara redonda y de aspecto repelente. Finalmente, el segundo le había ganado al primero.
El nuevo propietario me pidió que yo mismo se lo enmarcara. Hice un marco sencillo, casi sin ganas, pero el cual termino resaltando la mancha.
Ahora, dos meses después, al fin puedo entender lo sucedido. El antiguo director, así como los dos millonarios compartían, además de la misma nacionalidad, la misma religión. La cual no permitía el tomar o preparar café.

Nota del autor: Este cuadro existe realmente.
Lo vi una de las primeras veces que visite el Museo Nacional de Bellas Artes (Argentina)
Y siempre me pregunte como podía estar exhibiéndose.
La última vez que fui al museo, por suerte, ya no se encontraba.
Para estos hechos me imagine esta explicación

VOLVER a la GALERIA de GUIONISTAS