Él desarroló el modelo de forceps con que me trajeron al mundo, por lo que estuvo muy nervioso durante el parto. Afortunadamente el aparato funcionó a la perfección y eso lo colmó de orgullo.